miércoles, 17 de agosto de 2011

Einstein, dios y el argumento de autoridad

Ver texto.

6 comentarios:

  1. Estás en lo cierto o dicho de otra forma utilizamos en exceso los estereotipos sobre los personajes, sobre las personas o sobre cualquier cosa. Quizá la clave reside en el conocimiento incompleto de la mayoria de objetos que nos rodea.

    Un abrazo
    Àngel

    ResponderEliminar
  2. En mi opinión el argumento de autoridad es algo igual a la fe (estos argumentos que voy a desarrollar van dirigidos también a responder a algunas de las cuestiones sobre la fe escritas en tu página. Intentaré aclararte que la fe no es el acto de soberbia por excelencia y cosas parecidas). Estas son mis razones:
    El hombre tiene tres formas de conocer su entorno: la razón, la experiencia y la fe. Cuando hablamos de fe, ésta no debe ser entendida estrictamente en un ámbito religioso sino en términos más generales. La definición que la RAE da a esta palabra entre otras es: "Creencia que se da a algo por la autoridad de quien lo dice o por la fama pública", por lo que hablamos entonces de un argumento de autoridad. Y es así, en principio como debe entenderse. Sin esta fe humana no podríamos conocer nada de índole histórico, geográfico ni de ninguna ciencia. Así, según vuestro razonamiento, no podríamos creer por falta de evidencia lógica, racional y empírica que existió por ejemplo Sócrates, el cual tenía unos discípulos, entre ellos Platón que decía tal o aquella cosa. Tampoco podríamos avanzar en el ámbito de la geografía, pues si yo no he visto Brasil no tiene por que existir, no hay ninguna evidencia empírica, no lo veo a lo lejos. Por otra parte en nuestra sociedad se utilizan testigos dignos de fe para decidir si una persona es culpable o no de un asesinato. En el caso del perito que realiza las pruebas en un juicio, este es para el juez una persona digna de fe y el juez sin saber nada de ciencia acepta su decisión y condena al acusado, si fuere culpable.

    Esta forma de conocer; la fe, va más allá de mis sentidos o argumentos lógicos cuando por ejemplo aceptamos que la tierra no es plana sino de forma casi esférica porque un grupo de personas saben, han demostrado y han visto que esto es así y la humanidad, los no científicos creemos he ellos, tenemos fe en ellos por que reúnen las condiciones necesarias para hacerlo,
    Es decir, sin esta fe o argumento de autoridad la práctica totalidad de nuestro universo sería desconocida.
    En el ámbito religioso ocurre lo mismo. Sabemos de la existencia de Jesús por que sus discípulos dejaron evidencia de ello al igual que lo hicieron los discípulos de Sócrates. Es decir hablar de Fe en un ámbito teológico no implica saltarse la metodología y criterio que utilizamos para estudiar cualquier otro personaje histórico.

    Como conclusión niego la mayor de tu argumento al decir y argumentarte que la fe o el argumento de autoridad no sólo no es un gesto de soberbia sino que además es una forma de conocimiento imprescindible para el desarrollo de la humanidad.

    ResponderEliminar
  3. En primer lugar, que una palabra tenga dos acepciones no quiere decir que esos dos significados sean intercambiables. Que podemos usar la palabra fe para referirnos a la "Creencia que se da a algo por la autoridad de quien lo dice o por la fama pública" no significa que eso sea lo mismo que "En la religión católica, primera de las tres virtudes teologales, asentimiento a la revelación de Dios, propuesta por la Iglesia". Una cosa es aceptar la existencia de un señor que se paseó por Palestina hace un par de milenios y otra muy distinta creer que es el hijo de Dios. Lo primero es una teoría, mientras que lo segundo es un mito.

    En segundo lugar, si tú vives a gusto teniendo fe en esto y aquello, genial. Pero entiende que hay gente que puede vivir sin fe. Hablas de Sócrates: yo no tengo fe en la existencia de Sócrates. Me es indiferente si existió y si dijo todas las cosas que se dice que dijo en los diálogos que dicen escribió Platón. Lo importante es que hay una serie de ideas, ejemplos y mitos interesantísimos que Platón le atribuyó. Quizá parte sean de verdad de un tal Sócrates y otra parte de Platón. Quizá Platón se inventó completamente el personaje. ¿Y? El tema puede ser un problema histórico interesantísimo, pero, sea el caso que sea, la fuerza de las ideas socráticas seguirá siendo la misma.

    La fe es un instinto animal que sirve para ir viviendo sin tener que preguntarse por cada cosa a cada paso, pero no es conocimiento. La creencia en que la Tierra es plana vale para la mayoría de las vidas, pero no para la de un astronauta, ni para la de nadie que se haga preguntas. Si fuese por la fe seguiríamos pensando que los rayos son manifestaciones de la cólera de algún dios cabreado.

    No digo yo que haya que abandonar los instintos. Un escepticismo radical aplicado a la existencia diaria llevaría a la completa inacción, a la parálisis, y eso es muy aburrido. Pero si nos dedicamos a pensar sobre las cosas del mundo, si lo que pretendemos es conocer, entonces creer no tiene ningún sentido. Yo no tengo fe en el principio de Bernouilli. Sin embargo, cuando ese principio se aplica a la construcción de aviones, resulta que estos van y vuelan, lo cual me lleva a aceptar provisionalmente dicho principio porque parece que funciona aunque, ¿quién sabe?, quizá estemos equivocados y los aviones vuelen por otra razón. La ciencia hace eso, establece teorías que intenta describir lo que vemos y emitir predicciones acerca del futuro. En la medida en que lo consiguen, esas teorías siguen vivas, aunque siempre provisionalmente. Todas las teorías han caído, y las que manejamos hoy día también lo harán.
    También los personajes históricos son teorías. La teoría más sencilla que da cuenta del arco de triunfo, de la gran tumba del hospital de los inválidos de París, de la guerra de la independencia española y de un sin fin de indicios más es la que dice que existió un tipo llamado Napoléon. Lo mismo pasa con la información geográfica: puede que exista una organización internacional que se dedica a falsificar fotografías y películas de un lugar inventado llamado Brasil. Puede ser que miles de ciudadanos de Portugal se paseen por el mundo diciendo que son de un lugar inventado llamado Brasil. Puede que Heitor Villa-Lobos compusiese Amazonas mientras contemplaba en realidad el Tajo. Puede. Sin embargo, la teoría que dice que existe un lugar llamado Brasil es, a todos los efectos, más sencilla.

    Creer en la teoría de la relatividad porque lo dijo Einstein que era un señor muy listo es absurdo, igual de absurdo que el que haya gente que opine sobre si es verdad o mentira sin haberse leído una sola de sus ecuaciones. Los griegos distinguían entre doxa, 'opinión', y episteme, 'conocimiento'. Opinar sin datos, tener fe, apuntarse a cierta teoría porque la ha dicho fulano no es conocimiento, es mera doxa.

    ResponderEliminar
  4. La Fe católica se basa principalmente en la fe humana histórica. Sin esta fe histórica, es decir sin estas pruebas de valor objetivo nuestra Fe sería no más que una mitología. Y claro que en este caso las dos definiciones son intercambiables. Pues la iglesia no quiere en ningún caso una Fe ciega sino una Fe como intuición de algo que está basado en unos hechos concretos y contrastables; La vida y milagros de Jesús y sus discípulos en Palestina, independientemente de que uno se lo crea o no. Y es esta Fe en la que se apoya la iglesia para decir "primera de las tres virtudes teologales, asentimiento a la revelación de Dios, propuesta por la Iglesia". Y realmente no creo que esta definición de fe no tenga ninguna relación con la anterior pues en la primera frase dice que es una virtud y en la segunda un asentimiento o afirmación de la revelación dada por Dios. No habla ni de los cómos ni de los porqués teológicos que inducen a la definición.
    Por otra parte dices que no tienes fe en la existencia de Sócrates. Yo creo que no eres sincero pues sabes que Sócrates existió y dijo lo que dijo. Es más si te presentas ya no en la universidad de filosofía sino en cualquiera y dices que no tienes fe en la existencia de Sócrates, te tomarían como mínimo por loco. Independientemente de que para ti sea indiferente la existencia o no del personaje. Pues para otros, la gran mayoría, las ideas de Sócrates van unidas al personaje.
    Luego insistes en la definición errónea de fe y dices además que la fe es un instinto. Demuestra por que lo es. Yo ya te he demostrado que lo que es un instinto incontestable es la religiosidad humana. Pero la fe...
    Sigues diciendo que para cualquiera que se haga preguntas y para los astronautas la tierra es esférica. Bien, demuéstrame tú entonces que la tierra no es plana. Exponme tus argumentos pues yo también me hago preguntas y no encuentro una respuesta lógica. Insisto quiero que me demuestres que la tierra no es plana. También te invito a que me demuestres por que la teoría de la relatividad es cierta y por que es incompatible hoy con la mecánica quántica.
    En el párrafo de los "puede" acabas con una conclusión que te contradice lo que antes has comentado. "La teoría a todos los efectos es mas sencilla" dices. Por lo que entiendo que no has estado en Brasil pero por una extraña teoría basada en no sé qué sabes que existe. Es más apostarías con migo a que eso es cierto. Estoy seguro. Y por la tanto me das la razón. Más que te pese.
    Acabas con la teoría de la relatividad e insisto en mis peticiones anteriores.
    Y una última cosa, de la cual creo que parten todos tus errores. Dime dónde has obtenido esa definición tan sesgada de la palabra Fe o fe, pues yo por más que releo las definiciones en el DRAE no llego a tus conclusiones. De todas cuando me expliques y demuestres por que la tierra no es plana aceptare tu manera tan radical de conocer. Siempre y cuando tus explicaciones se basen en” tu conocimiento” y éste obviamente se base únicamente en ti. Porque de otra manera entrarías en contradicción.

    ResponderEliminar
  5. Es verdad, me has pillado: creo en Sócrates y en sus palabras, en cada una de las palabras que escribió Platón que dijo. Pero no solo eso: puestos a creer, también creo en Zeus Pater, el de la voz tonante; y en la hermosa Afrodita, surgida de la espuma del mar; y, por supuesto, en ese crápula de Dionisos: ¡Evohé!

    ResponderEliminar